El Cine Social

Entender la realidad a través del audiovisual

La audiencia es estadística

Àlvar Peris comenzó el debate proclamando su afición por la televisión y su convencimiento de que el estado actual de los contenidos televisivos son mejores de lo que se tiende a reconocer. Encaró su intervención a partir de dos preguntas: ¿Están manipulados los índices de audiencia? y si no lo están ¿El público es tan vulgar como estos parecen indicar? En su opinión existe variedad

 

suficiente como para que el espectador pueda elegir formatos de burdo entretenimiento, pero también formatos culturales, informativos críticos o cine de autor. Y es la elección que libremente realiza el televidente el que inclina los indices de audiencia en un sentido o en otro.  Àlvar no se siente atraído por teorías conspiratorias y cree que el modelo de medición de audiencias funciona sin ningún tipo de manipulación. Si los que se juegan su dinero haciendo posible la televisión privada, los anunciantes y las cadenas, confían en él por algo será.

El sistema se basa en las reglas de una ciencia, la estadística. Los audímetros, unos 4.800 instalados en hogares habitados por unas 12.000 personas, cubren una muestra elegida minuciosamente para que sea representativa de la diversidad social y geográfica del estado español. A pesar de ello Àlvar apunta algunas carencias. El sesgo de la muestra al seleccionar sólo hogares enpropiedad, excluyendo buena parte de la emigración, los estudiantes, población de bajos recursos, segundas residencias, bares, apartamentos, hoteles y otros lugares de veraneo. El escaso desarrollo de los anunciados sistemas de medición cualitativa que permitirían discriminar la forma en que un espectador está siguiendo un determinado programa: satisfecho, atento, curioso, desconectado, crítico, horrorizado…

En las intervenciones del público se detectó un cierto escepticismo sobre las bondades del sistema, y una gran desconfianza hacia la neutralidad de los dueños de los grupos mediáticos. Se percibieron ecos de debates anteriores  del ciclo, en que los ponentes habían calificado las audiencias como pretexto, como fruto de una operación mental procedente del dogma capitalista de la oferta y la demanda. Es decir como consecuencia de considerar la comunicación como una mercancía (en lugar de un bien y servicio público) y a los espectadores como meros consumidores, no como ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 13, 2013 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: